Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   México
  •          
     
  
  

Noticias



NIO REVISADO


Una imagen para reflexionar


Foto Ilustrativa

En la primera plana del diario Reforma (México), en su edición del 1 de octubre, apareció la imagen de un niño, de no más de cinco años, muy correctamente vestido de ranchero, con su camisa naranja a cuadros muy limpia y alineada, su cinturón blanco con una hebilla grande, sus botitas y sombrerito, muy arreglados, con la carita muy triste, levantando las manos como en un asalto, mientras un policía, gigante ante él, vestido de negro, lo revisaba con ambas manos, para verificar que no portara armas o explosivos.

Comparta esta nota!

Una imagen normal, que presenciamos en todos los retenes de cualquier parte del mundo, en ocasiones en cualquier concierto o en cualquier aeropuerto. Son las `normales´ medidas de seguridad.

El niño de la imagen y su familia, acuden en Morelia, Michoacán, al desfile conmemorativo del 244 natalicio del héroe de la independencia José Maria Morelos y Pavón.

Acude el Presidente Calderón, junto con el Gobernador Godoy y hay que cuidarlos. Hace poco más de un año en la ceremonia del grito de independencia, el 15 de septiembre de 2008, un grupo de narcotraficantes cometieron en esa plaza un acto de terrorismo terrible, lanzaron granadas contra la población civil y murieron ocho personas, hubo más de 100 heridos.

Es entendible y explicable la necesidad de la seguridad, que irrumpe de pronto en la cotidianeidad de ciudades pacíficas y tranquilas como sucede ahora en Morelia Michoacán.

Las imágenes de los retenes cercando las plazas cívicas de México son lógicas, pero son nuevas para muchos mexicanos.

Pero el rostro de este niño en particular es inolvidable. Una carita seria con ojos asustados. Resignado que voltea ojos y carita ligeramente a la derecha buscando ¿Mira a alguien? ¿Quizá a otro policía? ¿Busca algo? ¿Una explicación quizá? ¿Observa a su mamá o a su papá? Las manos en alto. Condicionado. Se deja. Lo permite. Ultrajado. Cede. Con resignación, se deja tocar, se deja cachear, asustado, disciplinado, indiferente, acostumbrado, con miedo.

La imagen proyecta una idea: Un niño peligroso. Un niño sospechoso. Un niño que representa, a sus cinco años de edad, un riesgo para el Estado y para la seguridad de sus gobernantes.

La pregunta es: un niño que es tratado como peligroso ¿lo será algún día?

Esos policías cuidan hoy a Calderón y sospechan y cachean a un niño. Cuando lo deseable sería que sucediera exactamente lo contrario: que esos policías sospecharan y cachearan a Calderón y cuidaran al niño. No, no es absurdo. Piénselo usted un momento. Lo absurdo es la imagen que comentamos. Lo absurdo es lo que estamos construyendo. Lo absurdo es la indiferencia.

La reflexión con la imagen de ese niño va mucho más allá. ¿Qué pasa con ese niño? ¿Qué estamos haciendo con ese niño y con su generación? ¿Qué pensará ese niño mientras se deja cachear? ¿Le preguntará a su papá por qué? ¿Le explicarán que es porque vive en un país inseguro y violento? ¿Cómo asumirá y como aprenderá su realidad? ¿Qué pasará con él? ¿Como le impactará esta experiencia? ¿Cómo verá toda la violencia que vemos y conocemos los adultos? ¿Cómo le afectará?

En la misma imagen podemos ver dos cosas distintas: Un niño peligroso o un niño en peligro. Las autoridades sin duda ven un niño peligroso, yo veo a un niño en peligro, ojala que usted también, prefiera la segunda opción.

Fuente: El Pais
Mexico
07/10/2009



Más noticias de estos temas:  Opinión  Prevención  Seguridad Pública 
Libros


0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Singapur
Singapur

06.04.21
08.04.21