Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   México
  •          
     
  
  

Noticias





El déficit de inteligencia de George W. Bush


Foto Ilustrativa

La seguridad, columna vertebral de la agenda política del presidente Bush, se ha convertido en su talón de Aquiles. Las críticas por su pobre desempeño en materia de seguridad e inteligencia crecen conforme se acercan las elecciones legislativas de noviembre. No ha logrado capturar a Osama Bin Laden ni pacificar a Afganistán e Irak.

Comparta esta nota!

La seguridad, columna vertebral de la agenda política del presidente Bush, se ha convertido en su talón de Aquiles. Las críticas por su pobre desempeño en materia de seguridad e inteligencia crecen conforme se acercan las elecciones legislativas de noviembre. No ha logrado capturar a Osama Bin Laden ni pacificar a Afganistán e Irak. A pesar de la fuerte presencia militar de EU en ambos países, la violencia se ha recrudecido. La situación de los presos de Guantánamo se vuelve cada vez más insostenible y en el último informe del Comité de la ONU contra la Tortura se solicitó a EU, por segunda ocasión, el cierre de esta base en la que se encuentran actualmente 75 prisioneros en huelga de hambre.  

 Bush, en un claro intento por mostrar nuevas caras en el gobierno y remontar su bajísimo nivel de aprobación en los sondeos mediante cambios en su gabinete, propuso al general Michael Hayden, como nuevo jefe de la CIA, después de la salida de del ex senador Porter J. Gross.  Hayden, que viene de dirigir la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y de ser el segundo de a bordo del Director Nacional de Inteligencia. Logró la ratificación en el Senado el 26 de mayo, con 78 votos a favor y 15 en contra. Su condición de militar puso en entredicho sus cualidades para ocupar el puesto, pues es el primer militar que habrá de dirigir el aparato civil de inteligencia.

 En medio de una vasta desclasificación de archivos de inteligencia, la nominación generó mucha polémica. En especial, la filtración del programa de espionaje nacional post 11/09, ideado e implementado por Hayden desde la NSA, que permite el registro de llamadas y correos electrónicos de ciudadanos estadounidenses, sin orden judicial. Sin embargo, su cercanía con el Director Nacional de Inteligencia, John D. Negroponte, y la posibilidad de servir de puente con el sector militar, pesaron mucho en su nominación.

 Hayden recibirá una CIA que no termina de recomponerse después del cataclismo que le significó el 11/09 y que le llevó a perder primacía como centro de inteligencia nacional, funciones en las que el Pentágono se ha posicionado cada vez más. El actual aparato de seguridad e inteligencia de EU se ha convertido en un monstruo burocrático inmanejable, “que mucho abarca, pero poco aprieta”, sin un claro liderazgo y con problemas importantes de coordinación.

 En repetidas ocasiones han surgido diferencias entre la información que maneja la Casa Blanca, la CIA y el Pentágono en temas de inteligencia. El caso más sonoro ha sido en torno a la existencia de armas de destrucción masiva en Irak. La CIA Se encuentra en un proceso de reestructuración para hacer frente a las nuevas amenazas, que distan mucho de aquellas para las que fue creada. En este proceso, el cambio de director seguramente implicará nuevos ajustes y directrices, claro reflejo de que el proceso de reestructuración, en el mejor de los casos, no se ha completado.

 Bush necesita contar con un aparato de inteligencia eficaz. Sin embargo, ha habido demasiado ruido en el proceso de ajuste de los aparatos de inteligencia como para esperar una recomposición sólida en el corto y mediano plazo. Los actores que intervienen hoy en día en el trabajo de inteligencia en Estados Unidos son muchos y   muy poderosos. A pesar de su cercanía con Negroponte, es improbable que Hayden pueda fácilmente remontar los desajustes al interior y con otras agencias. En su comparecencia ante el Comité de Inteligencia del Senado, él mismo admitió diferencias con el Secretario de Defensa por el control sobre el presupuesto de inteligencia. La gran pregunta es si el nuevo jefe de la CIA podrá encaminarla de nuevo hacia su función central: informar oportunamente y verazmente al Presidente, o tendrá que seguir compitiendo por su atención con las otras agencias.

Por Guadalupe González. 01-06-2006

Mexico
07/06/2006



Más noticias de estos temas:  Inteligencia 
Libros


0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Guayaquil
Ecuador

10.06.20
10.06.20




Cdmx
Mexico

18.08.20
20.08.20




Guanajuato
Mexico

18.08.20
20.08.20




Bogotá
Colombia

19.08.20
21.08.20




Cdmx
Mexico

23.09.20
23.09.20




Doha
Qatar

26.10.20
28.10.20




Puerto Vallarta
Mexico

30.10.20
31.10.20




Lima
Peru

18.11.20
18.11.20




Singapur
Singapur

06.04.21
08.04.21