Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   México
  •          
     
  
  

Informes Especiales



TENSIóN ENTRE ARGENTINA Y BRASIL


Temor por la divulgación de secretos nucleares


Foto Ilustrativa

La divulgación de secretos nucleares podrían afectar la relación con la Argentina, ya que revelarían que Brasilia habría vulnerado un tratado atómico firmado entre ambos países.

Comparta esta nota!

 En plena polémica en Brasil por la posible desclasificación de archivos confidenciales de las últimas décadas, fuentes del gobierno de Dilma Rousseff manifestaron su preocupación por la divulgación de secretos nucleares que podrían afectar la relación con la Argentina, ya que revelarían que Brasilia habría vulnerado un tratado atómico firmado entre ambos países.

Funcionarios de los ministerios de Exteriores y Defensa, que solicitaron anonimato, sostuvieron que, en algunos archivos, constan informaciones sobre el desarrollo de tecnología nuclear desconocidas por la Argentina. Ambas naciones, en 1991, firmaron el Acuerdo sobre Control y Contabilidad de Materiales Nucleares (Abacc), patrocinado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que alienta la transparencia mutua sobre la tecnología nuclear.

Es posible que algunos de los documentos secretos hablen sobre tecnología aplicada en la construcción de ultracentrifugadoras, que no son conocidos siquiera de forma completa por el OIEA, según indicó ayer el diario Folha de S. Paulo.

En 2004, el gobierno brasileño prohibió a los inspectores del OIEA que accedieran a las ultracentrifugadoras instaladas en la planta de Rasende, en el estado de Río de Janeiro, alegando que esa tecnología era "sensible" y afectaba a la "soberanía nacional".

El hecho suscitó una polémica entre el gobierno del entonces presidente, Luiz Inacio Lula da Silva, y el OIEA.

El tratado de confidencialidad de tecnología nuclear Abacc, rubricado por los entonces presidentes de Brasil, Fernando Collor de Mello, y la Argentina, Carlos Menem, puso fin a años de desconfianza y carrera armamentista entre Brasilia y Buenos Aires, que se sumó a las tensiones en la década del 70 por la construcción de la represa hidroeléctrica de Itaipú.

El primer paso hacia la distensión había sido dado en 1985 por los ex mandatarios José Sarney y Raúl Alfonsín, y fue luego ampliado en 1988 por los mismos gobernantes, al constituirse un comité permanente bilateral para asuntos nucleares.

Sin embargo, en 2005, el ex presidente y hoy titular del Senado, José Sarney, reconoció que, tras firmar los acuerdos con Alfonsín para el fin de los ensayos atómicos, Brasil continuó efectuándolos en la Sierra do Cachimbo, estado de Pará, en la región amazónica.

Precisamente, los actuales senadores José Sarney y Fernando Collor de Mello, ambos miembros de la coalición de partidos que respaldan a la presidenta, llevaron la voz cantante esta semana en la oposición a la apertura de archivos ultrasecretos.

El tema causó esta semana una polémica en el seno de la alianza oficialista, dado que el Partido de los Trabajadores (PT) está a favor de que los documentos, aun los más delicados, ganen notoriedad pública al cumplirse 50 años de su redacción.

La apertura, en especial de los informes de la dictadura, es respaldada por Lula. Pero como señal de distanciamiento de su mentor político, fue rechazada por Rousseff.

Luego de varios días de controversias, la presidenta se pronunció sobre el tema el jueves pasado, cuando anunció que, tras haberse asesorado con los ministerios de Defensa y Exteriores, aceptó mantener en secreto documentos cuya divulgación puedan representar una "amenaza a la soberanía nacional, a la integridad territorial o constituir un grave riesgo a las relaciones internacionales".

El 31 de enero pasado, en su primera visita internacional, Rousseff viajó a la Argentina, donde firmó, junto con la presidenta Cristina Kirchner, un acuerdo marco para la construcción conjunta de un reactor nuclear multipropósito.

Tanto Brasil como Argentina firmaron, en los noventa, el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), pero han expresado sus reservas en los últimos años. Los dos países sudamericanos rechazan el uso militar de la tecnología atómica, pero al mismo tiempo critican a los países que poseen armamento nuclear por no eliminar esos arsenales.

 

Fuente: La Nación AR
Brasil
19/06/2011




Mas noticias de estos temas: Seguridad  Inteligencia  Espionaje  Defensa Militar 
Libros
0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment

Destacados


Cdmx
Mexico

25.06.19
27.06.19




Asunción
Paraguay

26.06.19
26.06.19




Monterrey
Mexico

27.06.19
29.06.19





Colombia

02.07.19
05.07.19




Cdmx
Mexico

05.08.19
07.08.19




Quito
Ecuador

04.09.19
04.09.19




Cdmx
Mexico

13.10.19
13.10.19




Cartagena
Colombia

16.10.19
18.10.19




Puerto Vallarta
Mexico

25.10.19
26.10.19




PARIS-NORD
Francia

19.11.19
22.11.19