Seguridad y Defensa Corp.
Editorial
y Prensa
Especializada

Registrarse / Olvidé contraseña
Síganos en: Facebook Facebook Linkedin Youtube Rss  
  •   México
  •            
      
  
  

Informes Especiales



PROTESTAS MUSICALES


Guerra a la delincuencia a través de un violín


Foto Ilustrativa

Un grupo de profesores voluntarios ha decidido echarle una mano (y un violín) a miles de niños de familias humildes en Costa Rica. Siguiendo el ejemplo de Venezuela, este país apuesta por la música clásica para intentar armonizar la vida de muchos de sus jóvenes, abocados de otra manera a la delincuencia.


Comparta esta nota!

Un grupo de profesores voluntarios ha decidido echarle una mano (y un violín) a miles de niños de familias humildes en Costa Rica. Siguiendo el ejemplo de Venezuela, este país apuesta por la música clásica para intentar armonizar la vida de muchos de sus jóvenes, abocados de otra manera a la delincuencia.

 

El Sistema Nacional de Educación Musical (SINEM) fue creado al amparo del Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica y su desafío consiste en apartar a los niños de extracción humilde de la drogadicción, la criminalidad y el alcoholismo, proveyéndoles para ello con violines, chelos y flautas. En poco tiempo el método ‘creativo’ de atender con música los problemas sociales ha dado sus frutos. Ahora el proyecto SINEM agrupa 37 escuelas musicales en todo el país que tienen bajo su tutela a unos 8.000 jóvenes. Algunos de ellos –entre principiantes, medios y avanzados- forman orquestas juveniles, bandas, coros, mientras que otros se convierten en solistas.

 

Los únicos requisitos necesarios para entrar en una de estas escuelas musicales son el deseo y el compromiso de trabajar. El curso es gratuito, aunque para entrar se solicita una contribución de unos 14 dólares. Sin embargo, el que no puede, no paga.

 

Los impulsores de la iniciativa aseguran que el SINEM ha acercado la cultura a los más desamparados. Pero lo que buscan los profesores integrados en el programa, además de enseñar a los jóvenes a tocar un instrumento, es ayudarlos a formarse como personas.

 

Este modelo ya ha demostrado su eficacia en Venezuela. Allí, hace 30 años el compositor y organista José Antonio Abreu inauguró el proceso de transformación social al crear la Fundación del Estado para el Sistema de Orquesta Juvenil e Infantil de Venezuela (FESOJIV) que familiarmente se abrevia como 'Sistema'.

 

Ahora, tres décadas después de su creación, el proyecto que comenzó literalmente en la calle, cuenta con un generoso apoyo estatal: el presupuesto anual se estima en unos 30 millones de dólares. En total, la institución incluye 102 orquestas juveniles y 55 orquestas infantiles repartidas por todo el país.

 

Cualquier chico puede entrar: en el ‘Sistema’ le dan comida, vivienda, un instrumento musical y una oportunidad para seguir adelante. Los primeros discípulos de Abreu ya son músicos mundialmente reconocidos. La Orquesta Juvenil Simón Bolívar, integrada por sus alumnos, llegó a convertirse en  una de las más importantes de Latinoamérica. De ahí proceden, entre otros, Edicson Ruiz, el contrabajista más joven en la historia de la Filarmónica berlinesa, en la que entró con 17 años, y el maestro Gustavo Dudamel que empezó en el 'Sistema' a los 5 años y que a los 18 se convirtió en el director de orquesta Simon Bolivar. Dirigidos por Dudamel, los integrantes han participado en varios festivales internacionales y actualmente viajan por todo el mundo dando conciertos.

 

 

Fuente: RT
Costa Rica
02/08/2011




Mas noticias de estos temas: Consejos y Prevención  Prevención  Seguridad 
Libros
0 comentarios publicados

Debe iniciar sesion para dejar comentarios | You have to login in order to leave a comment